Ludopatía, una anestesia para el vacío de los jóvenes

La ludopatía es una enfermedad en auge. Cada, año aumenta el número de personas afectadas por la adicción al juego, sobre todo, en gente joven. Las campañas publicitarias de las casas de apuestas son, junto a las nuevas tecnologías, algunas de las grandes culpables del crecimiento de jugadores. Por ello, la Comunidad de Madrid prohibió el 7 de marzo de 2019 la publicidad de apuestas en la televisión y radio públicas. 
A diario miles de personas abarrotan salones de juego y casinos, mientras otros tantos juegan online. Aquello que empezó siendo problemático solo en las conocidas máquinas tragaperras, se ha extendido a multitud de variantes: apuestas deportivas, ruletas, quinielas, etc...
 
La adicción patológica al juego supone un problema a los afectados y a sus familiares, quienes sufren en primera persona una notable pérdida de dinero y numerosas situaciones incómodas. Desde mentiras a padres, mujeres o hijos, pasando por robos de grandes cantidades de dinero, e incluso llegando a un endeudamiento por cientos de miles de euros.
 
Tristeza, ansiedad y depresión. Una enfermedad puede llevar a otra. La ludopatía provoca situaciones de conflicto en sus pacientes y familiares, pudiendo darse una situación de depresión. También, es común la falta de atención en el entorno familiar, desmotivación en el ámbito de trabajo o bajo rendimiento en él. También, la disminución de actividades sociales se contagia, dando lugar a una pérdida de amistades.

ANTONIO, 24

“Tuve que dejar de estudiar en la universidad y ponerme a trabajar para las deudas. Pedía a mis amigos dinero para apostar, pero la mayoría de ocasiones perdía”

JUAN, 17

“Todos los días que salgo de clase, voy a apostar. En casa no tengo a nadie con quien estar y es un momento para despejarme. ”

“Es una manera de sentirte bien cuando ves que vas a ganar una apuesta. Esto es más divertido que salir con los amigos”

ANA, 21

El vacío existencial como causa motora

Las causas de la ludopatía son más complejas de lo que parecen. Mientras las personas que sufren esta adicción creen que la única razón es el dinero, profesionales que estudian al ser humano en diferentes campos aseguran que hay razones existenciales, más allá de motivos materiales. La psicóloga Isabel González Sosa y el antropólogo Chema Alejos determinan los motivos que llevan a un joven a caer en esta patología.

Chema alejos - Causas de la ludopatía
00:00 / 00:00
jugador.jpg

Las Humanidades han puesto palabras a esta adicción. Fiodor Dostoyevski, uno de los principales escritores de la literatura universal, narró su propia experiencia en la novela El Jugador. Durante su estancia en Wiesbaden, el escritor cayó en el juego de tal forma que no tenía dominio de sí mismo. Estos sentimientos le sirvieron para escribir el libro, que refleja la angustia y la desesperación ante situaciones en las que el propio autor no era capaz de controlar. Mediante la obra, es posible diagnosticar los motivos que llevan al protagonista a caer en esta adicción, más allá de los problemas económicos, como puede ser la búsqueda de sentido o un vacío existencial.

"El deseo es algo que parece que la propia naturaleza no me puede dar y, si yo no sé nombrar lo que anhela mi corazón, voy a responder con lo que la sociedad me está ofreciendo. Si no voy hasta el fondo de lo que me pasa, me conformo con lo que me ocurre ahora"

Chema Alejos, antropólogo y profesor de la Universidad Francisco de Vitoria

El entorno familiar se puede ver afectado

Cuando una persona se convierte en adicta, su círculo más cercano se ve afectado. El comportamiento de un ludópata es violento e impulsivo y se refleja en cada acto, por insignificante que parezca. Según expertos, los familiares reciben, en ocasiones, más ayuda psicológica que los propios enfermos, ya que el sufrimiento es mayor y consciente. La familia, por tanto, tiene un papel fundamental en el camino de sanación que realiza el enfermo.

Testimonio de un ludópata -
00:00 / 00:00
Testimonio de un familiar -
00:00 / 00:00
Psicóloga - Tratamiento del ludópata
00:00 / 00:00

"La ludopatía es una enfermedad que no se puede combatir solo", así lo afirma la psicóloga Irene García, trabajadora en la Asociación para la Prevención y Ayuda al Ludópata. "Descubrimos que a medida que los jugadores aumentan el tiempo que dedicaban al juego, los familiares quedaban más afectados, y, por ello, decidimos realizar una terapia en grupo específicamente para familiares", afirma la psicóloga.

 

Además, el clímax puede comenzar a empeorar. "Mientras el jugador está jugando, a los familiares les afecta la situación económica generada, el estado de humor de la persona, poco amistoso, muy irritable, o tienden a aislarse", reconoce. También, admite que hay desconocimiento en este tipo de adicciones: "Hay familiares que vienen aquí cuando ya saben del problema y llevan mucho tiempo intentando ayudarle, pero hay otros que no sabían nada de esto y se han encontrado la bomba de frente”.

 

Algunos familiares han sufrido situaciones "desagradables" que "han dejado en shock a toda la familia". "Hay quien no tenía ni idea de que había deudas y la situación económica no era la que pensaba. En este caso, esas personas vienen con una especie de estrés postraumático, con estado de ansiedad elevado y les cuesta adaptarse a la nueva situación. Para esto hacemos un esfuerzo por tratar a todo el entorno familiar", afirma la psicóloga.  

Una adicción que siempre ha existido

La ludopatía no es una adicción que haya nacido en el siglo XXI. Desde la antigüedad, los griegos y romanos participaban de los juegos de azar y otras actividades lúdicas. Poco a poco, se ha pasado de un proceso de prohibición a normalización de las casas de apuestas.

Sociólogas - Cambio de la sociedad
00:00 / 00:00

Los datos más significantes

En la actualidad, existe un desconocimiento sobre la enfermedad y aquellos que la padecen. Chema Alejos afirma que si no se sabe diagnosticar bien que ocurre en el corazón, es complicado diagnosticar qué ocurre. "El adolescente busca tener experiencias auténticas, y si le añadimos que el joven no experimenta subidón en lo ordinario, y lo busca en lo extraordinario, ocurre las situaciones que vemos ahora, que es ponerte en riesgo haciendo lo prohibido", afirma Chema Alejos. "Una adicción es la puerta a mas adicciones. Es un dinamismo en el que nada es suficiente. Antes valía con ir al casino, pero ahora también necesita las apuestas online. En el fondo, lo busca es otra cosa y no lo hace en el lugar adecuado", reconoce el profesor.

La Asociación para la Prevención y Ayuda al Ludópata recibió en 2018 a 170 personas nuevas. "La asociación ha ido aumentando y este año en febrero alcanzamos los 240 usuarios. La cifra varía porque la semana pasada tuvimos 20 acogidas y está aumentando un 30% el número de pacientes cada año durante los últimos 4 o 5 años. Ahora mismo hay 5 psicólogos, y atendemos una media de 50 pacientes cada uno", afirma Irene García. 

La psicóloga reconoce que el tipo de juego y apuestas ha ido cambiando a lo largo del tiempo. “Al principio, el número de personas que jugaban a las tragaperras ocupaba el 70% de los casos que atendíamos. En el 2007, que es el último año del que tenemos datos, las máquinas ocupaban solo un 20% de los usuarios nuevos y, sin embargo, las apuestas deportivas, que prácticamente no existían por aquel entonces, ahora ocupan un 49% de los pacientes a los que atendemos”, comenta García.

Así, se puede determinar que existe un desconocimiento de las cifras y datos sobre esta patología, sobre todo entre los más jóvenes que, a su vez, son los más afectados. Además, que las causas vayan más allá de aspectos económicos o meramente familiares, provoca que haya un nuevo replanteamiento sobre este aspecto y estudiar cómo dar una respuesta íntegra, auténtica y verdadera a las incógnitas del corazón. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now